top of page
  • Foto del escritorRaquel Oliva

Como un peregrino

Ayúdame a que valga la pena

Oveja acariciada por Moisés en un mosaico
Ovejuela acariciada por Moisés. Basílica de San Vital de Rávena (s. VI)

Es de peregrinos subir a Jerusalén por #Pascua y es de peregrinos caminar cansado y dolorido, a veces más muerto que vivo. Es de peregrinos buscar llegar a la meta. Es de peregrinos seguir caminando aunque duela el cuerpo y falten las ganas.


Peregrino de la última hora: se te pasó la cuaresma, no hiciste mucho, eres de los que con sobrevivir a tus cansancios y desilusiones han conseguido lo más. Vas con las manos vacías de obras y casi el corazón pobre de ilusión, emborronada por promesas que no se cumplen, es más, que se asfixian en una pila de fracasos y desalientos...


Peregrino de la última hora, de los que siempre llegan tarde, de los rezagados de paso lento, vacío en obras, vas lleno de desánimo, cansancio, preocupaciones, sinsabores, injusticias, sinsentido, desaliento, desesperanza, tristeza, decepción, pena honda, hoyo profundo... y vas bien lleno de lo que el Cordero vino a tomar para clavarlo en la cruz y darte la Vida eterna.


Peregrino de la última hora, que llegas roto, verás al Roto. Llegas triste y verás al Triste. Llegas apretado por la injusticia y verás al que ha sido injustamente condenado, todo un Dios... Llegas sin esperanza humana y verás al que sin esperanza humana lo espera todo de su Padre. Cansado, verás al que ya no se sienta en el pozo con la Samaritana, sino en la tierra, mientras espera ayuda para cargar con la pesada cruz.


Peregrino de la última hora, verás todo lo que te aflige colgado del estandarte de la cruz hecha para ti medicina. El cuerpo roto de Cristo lleva tus heridas, lleva tu peregrinar cansado en este valle de lágrimas. Peregrino de la última hora, de la hora de soltar el fardo, de dormirte a sus pies... ya sabe Él que eres débil, porque lleva tu barro, como puedas, sube a Jerusalén para mirar al que te cura. No hay otra medicina que la carne rota de Cristo, esa misma que será glorificada, tu prenda y herencia.


Peregrino de la última hora, sube, como sea, como estés, a Jerusalén, allí te espera tu Médico, que no vino a llamar a los sanos, sino a los enfermos.


¿Vives que das pena? Entonces, esta es tu #Pascua.





100 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page