top of page
  • Foto del escritorRaquel Oliva

La corona es del Rey (III)


Salus Carnis_La corona es del Rey

No estás solo, la #Iglesia te abraza. No estás solo, la Iglesia te acompaña allá donde estés, allá, como te encuentres, porque la Iglesia teje su vestido en la comunión física. Una #comunión física bajo especies de Pan y Vino y una comunión física en la physis o naturaleza ungida del Verbo a la que entras a formar parte por el sacramento del #Bautismo, objetiva, real, poderosa, inamovible e indubitable. A los escrupulosos Dios nos dio como último recurso la ontología sacramental: sellado hasta la muerte y más allá, para siempre, contra toda posible duda y cuando todo parece caer. El sello ontológico es inamovible, por eso, no estás solo. Tú ya no eres solo, eres propiedad del Rey, formas parte de su Cuerpo glorioso, vives entretejido en la fe de otros y vives entretejiendo esa fe que borbotea para el sediento que, temeroso, se acerca.


No estás solo porque el #Espíritu te busca, te envuelve, se insinúa y te corteja más allá de los límites sacramentales espacio-temporales. No estás solo porque hay un hermano que te abraza en la distancia, una plegaria que se alza por ti en algún lugar recóndito y alguna lágrima o, muchas, que traen para ti inusitada fecundidad.



8 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo

Commentaires


bottom of page