top of page
  • Foto del escritorRaquel Oliva

La corona es del Rey (II)


Salus Carnis_Corona Rey Quédate en casa

Sé prudente, pero no pongas tu confianza en medidas humanas porque uno sólo es el el Señor que te creó. Él es dueño de tu vida y tu destino y pase lo que pase él te quiere bien. Siempre bien, siempre bueno, Sumo Bien, Todo Bien. 


Quédate en casa, guárdate, pero guárdate también de la tentación de idolatrar lo que se te dio como regalo. Guárdate, pero guarda también la memoria del que sostiene tu vida en sus Manos: contempla tu barro, tu pobreza, tu fragilidad manifiesta en estos días. Aprende a ser criatura que vive del don, peregrino a la merced de su caridad. Tu destino es su Gloria, tu patria es Él, tus días son para aprender a amarle como Señor... No temas  por tu vida o por la vida de los tuyos porque Dios nos ama a cada uno más de lo que cualquier criatura pueda amar.


Quédate en casa, pero arroja tus coronas delante de él: descubre tu miedo a morir, tu miedo a la enfermedad, tu miedo a no poder comer...


Quédate en casa y expón tu herida al que todo lo sana, Buen Samaritano. Reconoce que no amas a #Dios como el Todo, que no confías del todo en su Providencia y que, en fin, necesitas de su conversión. 


Aprende a ser criatura, frágil, débil y llamada a amar mucho más, a la medida de su amor humano-divino.


Porque el Rey eres Tú... destróname de mi propia vida.


"La llevaré al desierto y allí le hablaré al corazón". 


15 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo

댓글


bottom of page